Aportaciones voluntarias IMSS, ¿Cómo funcionan?

Seguramente alguna vez has escuchado a un conocido decir que está haciendo aportaciones voluntarias IMSS, y si trabajas por tu cuenta o recientemente dejaste de cotizar al IMSS por algún motivo, tal vez este tema te interesa pero aun no tienes claro cómo funciona o exactamente de qué sirve realizar aportaciones voluntarias IMSS.

Para que una persona puede hacer aportaciones voluntarias IMSS es necesario que deje de cotizar como empleado en el régimen obligatorio sin importar los motivos que pueden ser distintos, por ejemplo: que deje de trabajar en la iniciativa privada y comience a cotizar al ISSSTE, que se independice y tenga un negocio propio o simplemente que deje de trabajar, como algunas mujeres que deciden dedicarse a su hogar o incluso personas que se van del país.

Las aportaciones voluntarias IMSS se realizan a través de lo que se conoce como Continuación Voluntaria al Régimen Obligatorio (COVORO) o Modalidad 40, por lo cual para poder ingresar en este esquema es necesario acudir a la Subdelegación del IMSS que nos corresponda de acuerdo a nuestro domicilio y presentar un escrito solicitando el ingreso a Modalidad 40. Estas aportaciones deben ser pagadas mensualmente a través del Banco que en su caso el IMSS autorice y se puede iniciar desde la fecha de baja del último empleo, o bien a partir del día de la solicitud. Se debe tener en cuenta que si ya pasaron más de cinco años desde la última baja no podremos realizar las aportaciones voluntarias IMSS, sino que deberemos en primer lugar cotizar en un empleo un mínimo de 52 semanas para poder hacerlo.

Es importante saber que al hacer aportaciones voluntarias IMSS aunque no tenemos derecho a recibir atención médica en clínicas del IMSS, el beneficio es que seguimos sumando semanas cotizadas, lo que nos dará como resultado una mejor pensión, además de no perder derechos por el transcurso del tiempo.

El monto de aportaciones voluntarias IMSS que se debe pagar, como ya mencionamos, en forma mensual, dependerá del salario con el que una persona quiera estar cotizando, por lo que las cantidades son muy variadas, desde muy bajas hasta el tope que en el 2016 se aproxima a $6,000. Para saber con qué cantidad te conviene realizar estas aportaciones te recomendamos que te acerques a expertos que revisarán tu situación ante el IMSS y diseñarán la mejor estrategia para ti, para que obtengas el máximo beneficio a la hora de tu retiro.

Publicaciones Recientes

Deja un Comentario