Sistema de ahorro para el retiro

En México, la dinámica del Sistema de Ahorro para el Retiro ha sufrido cambios debido a distintos factores que van desde la economía hasta variaciones en la tendencia poblacional.

La distribución demográfica fue la principal causante de la creación de la nueva Ley del IMSS en 1997. Anteriormente la obtención de una pensión del IMSS estaba basada en un régimen de “beneficio definido”, en el cual el Gobierno pagaba las pensiones de las personas en edad de recibirlas financiándose de las contribuciones que realizaban en ese momento quienes se encontraban aún en edad laboral; en aquél momento esta parte no tenía problema alguno, ya que la población joven superaba por mucho a la población pensionada. El problema para el Sistema de Ahorro para el Retiro comenzó cuando los expertos notaron que pronto las cosas se invertirían: la población en edad avanzada con derecho a recibir pensión será mayor a la población activa que estará realizando sus aportaciones.

sistema_de_ahorrro_para_el_retiro_2
  • Facebook
A raíz de estos análisis en los que ya no es viable mantener así la estructura del Sistema de Ahorro para el Retiro, se pasó a un régimen de “contribución definida”, en el que se contempla que la pensión se otorgará con base al ahorro que cada trabajador genere durante sus años de cotización, surgiendo así las Administradoras de Fondos para el Retiro (AFORES).

Las AFORES se dedican exclusivamente a administrar las cuentas individuales de ahorro para el retiro de los trabajadores, es decir captan las aportaciones que se realizan y se encargan de invertirlas en instrumentos financieros que generen rendimientos, asegurando un mejor futuro económico para cada persona.

Hoy en día, el Sistema de Ahorro para el Retiro es supervisado y regulado por la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR), Institución que vigila el correcto resguardo de los recursos de los trabajadores por parte de las AFORES.

Si bien, en la dinámica actual del Sistema de Ahorro para el Retiro el funcionamiento de las AFORES está en constante supervisión, no deja de ser importante que toda persona conozca en cuál AFORE se encuentran sus recursos y que se cerciore que sus datos se encuentren correctos, así como los rendimientos que está recibiendo para que, de ser necesario, solicite el traspaso de sus fondos a la AFORE que más le convenga y que le ofrezca mayor rendimiento. De esta y otra información se puede estar al pendiente a través los estados de cuenta que las AFORES están obligadas a enviar a cada trabajador por lo menos tres veces al año.

Publicaciones Recientes

Deja un Comentario