Las pensiones IMSS son la cantidad de dinero que entrega dicha institución para el sostenimiento de las personas que ya no están en posibilidades de trabajar.

¡Llámanos!

  •  2454-9988 / 2454-9989

    (Horario de atención: Lunes a viernes de 9:00 a 18:00 horas)

Solicita ayuda por correo

Todas aquellas personas que cotizaron o cotizan al IMSS y que su primera cotización fue antes del 1 de julio de 1997 tienen derecho a una pensión del IMSS siempre y cuando cumplan con los requisitos solicitados por el IMSS.

A continuación encontrarás algunos tips para lograr la mejor pensión del IMSS:

  • Estar siempre al día. Es importante revisar que sus datos en el IMSS sean correctos (nombre completo, CURP, lugar y mes de nacimiento). Es importante que tengas en cuentas que sólo cse cuenta con un número de seguridad social, ya que en caso de contar con 2 ó más número de seguridad social es importante solicitar la unificación de sus registros del IMSS, de lo contrario, al momento de comenzar el trámite de pensión se tendrá que solucionar toda esta situación, lo cual se traduce en tiempo de espera y que el trámite de la Pensión del IMSS sea tardado. Si contamos con una revisión oportuna se puede solucionar antes de comenzar el trámite, esto garantiza que éste se de en tiempo y forma. Considera que una corrección de datos es de 3 a 12 meses, por eso, cuanto antes mejor.
  • Tener todos tus documentos en Orden y Actualizados. Parece básico, pero los documentos es de lo que más nos confiamos tener ya la hora de la hora, no están como los necesitamos. Los documentos que ocupas para el trámite son: acta de nacimiento, identificación oficial (IFE, INE o Pasaporte Vigente), CURP, comprobante de domicilio, RFC y estado de cuenta de AFORE.

Estos factores intervienen en el cálculo de pensión del IMSS:

  • Salario promedio de los últimos 5 años cotizados.
  • Semanas cotizadas. Este es el más importante. No basta con tener 500 semanas cotizadas (requisito para obtener una pensión) es importante tratar de cotizar el mayor número de semanas al IMSS para tener una mejor pensión.
  • La edad. A partir de los 60 años ya se puede optar por una pensión. El IMSS considera un porcentaje de acuerdo con la edad que tenga el pensionado: la tabla comienza a edad 60 con un 75% y se va incrementando cada año un 5% hasta llegar a edad 65 a lograr el 100% del cálculo que resulte. En este punto me gustaría hacer una aclaración: el porcentaje se aplica al cálculo final, no es el porcentaje del salario promedio como la mayoría de las personas lo creen, ya que como lo explicamos, el factor de las semanas cotizadas es el más importante.
  • Los beneficiarios. En el caso de los hombres pueden ser beneficiarios su esposa o concubina e hijos menores de 25 años de edad siempre y cuando demuestren que siguen estudiando, en el caso de las mujeres pueden ser beneficiarios hijos menores de 25 años de edad siempre y cuando sigan estudiando. Con lo anterior, podría pensarse en que la pensión de la mujer sería menor y se vería afectada, sin embargo, el IMSS para el cálculo de su pensión considera el concepto de ayuda asistencial el cual equivale a un 15% de la pensión que se le suma al monto calculado, en el caso de la pensión de los hombres el concepto cambia a asignación familiar y el porcentaje es el mismo.

Si estás cotizando al IMSS lo que debes cuidar es que el patrón siga pagando las cotizaciones al IMSS para que no hayan sorpresas más adelante, recuerda que el salario que se tomará en cuenta para tu pensión es el salario promedio de los últimos 5 años, por lo que, si en estos años el salario de cotización no es el adecuado para la pensión que se quiere obtener, es importante que hay estrategias que se pueden hacer para que esta situación sea favorable y que al final se obtenga una mejor pensión del IMSS.

En caso que ya no estés trabajando pero la última baja no tiene más de 5 años, estás a tiempo de realizar una estrategia para no sólo para no perder tu pensión del IMSS sino para incrementarla, puedes inscribirte de forma voluntaria para seguir cotizando.

Y en el caso que la última cotización se haya dado hace mucho tiempo, el tiempo cotizado no está perdido, simplemente se encuentra congelado, será necesario reactivar tus derechos en el IMSS para poder tener derecho a una pensión del IMSS, la forma en que se reactivan los derechos es cotizar un mínimo de 52 semanas continuas, una vez que termines el periodo de reactivación y si ya cumples con el requisito de edad puedes tomar la decisión de pensionarte o bien puedes incrementar tu pensión del IMSS por medio de aportaciones voluntarias, es decir, puedes ingresar a Modalidad 40.

¡Llámanos!

  •  2454-9988 / 2454-9989

Solicita ayuda por correo